martes, 4 de marzo de 2014

Una historia de Carnaval


                                          

Hace muchos años en un pueblo pequeño costero del País Vasco llamado Mundaka se celebraba la fiesta más importante para los Mundakarras llamado Aratuste dia en el que hombres y mujeres, Atorras y Lamias, salen a las calles para disfrutar de esta gran fiesta del carnaval. 
Los Atorras visten de falda, blusón y pantalones blancos, así como una funda de almohada por la cabeza y un pañuelo rojo y las Lamias visten de negro con peluca blanca y un pañuelo en la cabeza con la cara pintada de blanco y negro.
Los Atorras salen a la calle el domingo de carnaval, al ritmo de la música y vestidos todos de blanco, a excepción del director que viste frac y sombrero negros. Tras su salida, el grupo de Atorras 
compuesto por más de 200 hombres y un gran número de instrumentos continúa su ronda llevando la alegría a todos los rincones del pueblo hasta bien entrada la tarde.
Desde hace bastantes años las mujeres del pueblo se han sumado a la fiesta y ya no se entienden los carnavales de Mundaka sin ellas. Son las Lamias. Vestidas y maquilladas como deberían hacer las 
brujas de Lamiaran salen por la tarde para inundar las calles con sus canciones, danzas e instrumentos musicales.
Desde muy pequeños se les enseña a los niños la historia y la tradición de esta fiesta vistiendo con la  misma indumentaria que llevan los Atorras y las Lamias.
El post de hoy va dedicado a este día tan especial para todos los Mundakarras.